20’ Para desbloquear las caderas, los glúteos y la zona inguinal. Esta práctica sencilla no solo te ayuda a soltar la tensión de la pelvis , sino también a reducir el estrés y la ansiedad.

Recuerda profundizar en la s posturas con cada respiración. Ayuda a mejorar la oxigenación de nuestro cuerpo, mejorando también nuestra capacidad respiratoria.

Te reto a profundizar en las acciones de apertura de la pelvis y sentir como mejora tu flexibilidad.